Mustang Club RumbasVenezuela

Asociación Civil sin fines de lucro que busca el mantenimiento, preservación y exhibicion de los Mustang.
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 MUSTANG VS CAMARO 1995, REVISTA MECANICA POPULAR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
68stroker

avatar

Cantidad de envíos : 45
Edad : 34
Localización : Guanare
Fecha de inscripción : 21/04/2008

MensajeTema: MUSTANG VS CAMARO 1995, REVISTA MECANICA POPULAR   Dom Mayo 11, 2008 11:30 am


La rivalidad entre el Chevrolet Camaro y el Ford Mustang no es nada nuevo. Desde los resultados en competencia en autódromos hasta las conversaciones amistosas entre dueños, los aficionados de ambos modelos han estado en guerra constante cuando se elige el mejor de los dos. El purista del Mustang se va a la tumba convencido de que su modelo favorito es el mejor, mientras que lo mismo siente el que ama al Camaro y prefiere cerrar los ojos a algunos desperfectos que el mismo pueda tener. Este artículo no convencerá a ninguno

de esos dos bandos, pero sí informa a los indecisos que requieren de una opinión que no sea tan subjetiva. En el pasado, la potencia del motor era suficiente para determinar el ganador. Sin embargo, los tiempos cambian, al igual que los autos, al punto que hoy por hoy no es suficiente contar con el motor más potente para salir a la delantera en un grupo de autos que reúnan características similares.

Ese es precisamente el caso cuando se observan a las nuevas versiones convertibles del Ford Mustang 5.0 y el Chevrolet Camaro 2-28. Si se limita la comparación a la potencia bruta de cada motor, el ganador rotundo sería el Camaro, punto. Pero eso no sería una comparación justa. Es necesario incluir las prestaciones de cada vehículo y la calidad de su construcción, al igual que la comodidad y el diseño ergonómico de ambos para llegar a una conclusión que vaya de acuerdo a las necesidades del propietario potencial. En la industria automotriz de estos tiempos, es necesario efectuar este tipo de comparaciones para poder tomar una decisión de compra que sea de un 50% emoción y de otro 50% razón.

Comencemos con el Ford Mustang Convertible. La creación de la genialidad de Lee lacocca (eventual líder de Chrysler y hoy en día retirado) presenta un cambio de estilo de carrocería radical sobre el modelo que reemplaza. El tema en el nuevo diseño es nostálgico, habiendo adoptado el grupo de diseñadores del Mustang ciertos elementos de diseño del muy popular Mustang de la década de los 60. Las admisiones de aire detrás de las puertas, al igual que la parrilla delantera son muy parecidas a las del modelo revolucionario del 67, al igual que las medias lunas en el tablero y la consola, al frente del pasajero delantero. Es ahí donde termina la similitud. En todos los aspectos, el nuevo Mustang es superior al modelo que reemplaza. El motor de 5,0 litros y ocho cilindros es una delicia dada su suavidad y, por supuesto, su potencia. La calidad de construcción es superior, mientras que los materiales utilizados en la cabina tienen mejor apariencia. La misma cuenta con espacio amplio para el conductor y su pasajero delantero, pero los pasajeros del asiento trasero se verán un poco limitados en espacio. Los asientos delanteros son bastante cómodos, pero la posición de manejo es un tanto incómoda, ya que es necesario inclinar el respaldar para tener una relación cómoda de distancia con los pedales y el volante. En este aspecto se ven afectadas las personas de alta estatura.

La rigidez estructural del Mustang Convertible es excelente, habiendo demostrado el chasis y la carrocería una solidaridad óptima bajo desperfectos del pavimento, en curvas cerradas y en zigzagueo a alta velocidad.

Ahora, el motor de ocho cilindros y 5 litros, produce 215 caballos de fuerza a 4.000 revoluciones por minuto. La aceleración es suave a través del rango de revoluciones del motor, quizás demasiado suave en un modelo deportivo de este tipo, donde la brutalidad del motor sigue siendo el factor primordial a la hora de la compra. El sonido que el motor emana no refleja la potencia que produce. ¿A qué grupo de gente habrá Ford entrevistado a la hora de decidir el sonido que el motor iba a emitir?

La suspensión es típica de los autos deportivos, es decir, sólida y rígida, pero que al mismo tiempo imparte la sensación de control necesaria en estos modelos. La carrocería no exhibió ruidos como productos de dicha rigidez. El clavado bajo frenado brusco es moderado, mientras que los frenos cuentan con un pedal que de verdad transmite lo que está sucediendo entre los neumáticos y el pavimento.

El nuevo Mustang trata de ser dos cosas al mismo tiempo. Por un lado, trata con su nuevo estilo de carrocería de atraer al grupo femenino de compradores de autos. Y, ¿Por qué no? Después de todo, las mujeres representan un alto porcentaje de los compradores de autos, especialmente los deportivos. Por otra parte, con sus nuevos modales más refinados el Mustang pierde un poco el atractivo que lo colocaba clase aparte en su categoría. Un tanto menos de refinamiento en el motor, específicamente el sonido y la excesiva suavidad de los cambios de la transmisión automática, hubiese sido suficiente para no espantar a los puritanos de este famoso e histórico modelo.

El Chevrolet Camaro Convertible, por su parte, le recuerda al conductor lo que se encuentra debajo del capó y la razón primordial por la que el dueño adquirió este modelo: el dulce sonido de un motor de ocho cilindros colocado encima de un chasis liviano cubierto por un estilo de carrocería moderno y estilizado. Si el Mustang se civilizó, el Camaro se vistió con atuendos más elegantes. El motor de ocho cilindros es más potente que el del Mustang. Sin embargo, el sonido es digno de los ocho cilindros que tiene, con fuerza y autoridad. Si bien esto resulta en una cabina más ruidosa que la del Mustang, al comprador potencial no le molesta mucho ese tipo de sonido. Sería como silenciar el sonido del motor de un Porsche 911 para atraer a un mayor número de compradores que buscan el silencio en sus autos. Si eso es lo que buscan, entonces harían bien en buscar otro modelo.

El Camaro convertible es más grande que el Mustang, en gran parte dado el volado que existe hacia afuera de ambos ejes, especialmente en el delantero, donde la carrocería termina en punta afilada de lápiz. La calidad de la cabina, sin embargo, noestáa la par con la del Mustang, ni tampoco ala par con los modelos japoneses en la misma categoría. Era visible, por ejemplo, un arnés de cables eléctricos en el espacio del pasajero delantero en el área dedicada a las piernas del pasajero delantero. También se percibían sonidos de roce metálico al pasar por desperfectos en el pavimento, advertencia de que al pasar el tiempo esos sonidos aumentarán, sin lugar a dudas. En un último modelo, donde el control de calidad y el terminado impecable es imprescindible para atraer a nuevos compradores, ésos son detalles que deberían haber sido corregidos antes de haber entregado el auto tanto a la prensa como a los concesionarios. Por otra parte, el diseño interior es, al igual que el del Mustang, mucho más elegante del que reemplaza. La consola cuenta con un plástico de alta calidad y los indicadores de la pizarra son muy visibles, al igual que la luz que los ilumina por la noche. El espacio interior es típico de los deportivos de dos puertas, con los asientos traseros aceptables, pero incómodos en viajes de larga distancia. La posición del conductor detrás del volante es cómoda, con mejor relación de distancia del volante a las manos y de los pedales a los pies que en el Mustang, haciéndolo así más conveniente para personas altas.

A la hora de la compra de uno de estos dos modelos, los factores que influyen en la selección de uno de estos dos convertibles son la apariencia y la diversión detrás del volante, que a su vez incluye la potencia del motor. En apariencia, el gusto personal influye mucho, de manera que sólo basta decir que el Camaro nos pareció mejor diseñado con el techo retraído. El Mustang se perjudica con su apariencia frontal angosta, de manera que cuando se levanta el techo, luce demasiado elevado del pavimento, quitándole un poco de agresividad, elemento necesario en este tipo de autos. Cabe comentar que el Camaro Convertible ganó la competencia de miradas por parte de otras personas en otros autos, con un gran margen de victoria. En el factor diversión, ambos autos son una delicia para conducir y tomar curvas a altas velocidades, el Camaro quizás exhibiendo más estabilidad, o sensación de ella, que el Mustang. Pero a paridad de condiciones, el Camaro, con mayor potencia debajo del capó y un sonido exótico que emana del tubo de escape, sale a la delantera ante nuestros ojos. Obviamente, tomando en cuenta los dos factores que componen el 100% de la decisión a la hora de comprar un vehículo, se pueden concluir dos cosas: el Mustang convertible, con su buenos modales en la carretera y silencioso motor conectado a una suave caja automática de cambios, es verdaderamente un modelo muy mejorado, uno que sin duda atraerá aun grupo de compradores que quizás no hubiesen considerado al Mustang hace un año, precisamente dada su falta de refinamiento. Con este nuevo modelo, no hay duda que el Mustang formará parte de la lista entre esos nuevos prospectos y puntos, que los puristas mencionados al principio del artículo, perderán en cualquier conversación con los contri cantes del Camaro. La otra decisión, aquella emocional, apunta hacia el Camaro, no porque el Mustang sea inferior, sino porque el Chevrolet tiene un atractivo animal del que carece el Mustang. El , sonido exótico del motor, el diseño futurista de la carrocería y la cómoda posición de manejo lo hace difícil de resistir una vez que se conduce. En fin, el que busca potencia civilizada, combinada con la facilidad de maniobrar la más pequeña carrocería del Mustang, se encontrará más cómodo en el convertible de la Ford; mientras que la .persona que pide de un automóvil la fuerza bruta y la emoción que la misma produce al pisar el acelelador (la diferencia es aparente en estos dos modelos), preferirá el Camaro. En estas oficinas, reina la ley del más fuerte


Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 47 - Octubre 1994 - Número 10

_________________

LOS SABIOS NO DICEN LO QUE SABEN, LOS IGNORANTES NO SABEN LO QUE DICEN.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
MUSTANG VS CAMARO 1995, REVISTA MECANICA POPULAR
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 1era etapa autos en dakar 2014
» Vespa 125/150 (Manuales de Taller + Manuales de Usuario)
» Manual Mecánica Fácil
» mecanica popular para todos
» AGUANTARA EL MUSTANG LA EMBESTIDA DEL CAMARO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mustang Club RumbasVenezuela :: Mustang 95 - 04-
Cambiar a: